LA SONRISA ETRUSCA

https://i1.wp.com/3.bp.blogspot.com/-aJ3ekDmFxrg/UFZWr_wuStI/AAAAAAAACGI/X_lnycMqzDo/s1600/la_sonrisa_etrusca.jpg

http://es.wikipedia.org/wiki/Etruscos

La obra comienza con Salvatore Roncone, un anciano, contemplando un gran sarcófago etrusco de terracota ‘Los esposos’ en el  museo romano de Villa Giulia.   Esta obra artística volverá a aparecer a lo largo de la narración, elemento al que Salvatore hace referencia varias veces.

Salvatore Roncone ( Bruno) No ha salido de su tierra nada más que lo justo y está acostumbrado a la vida de campo. Políticamente de izquierdas, ha vivido una guerra y tiempos difíciles.

Debido a la “rusca” (nombre que él ha puesto al cáncer que padece), tiene que ir a Milán, a casa de su hijo. Allí se encuentra con el choque de la vida de una ciudad moderna. Percibe la ciudad como “un embudo al infierno” con su ruido, ajetreo y contaminación. La comida de la ciudad no le sabe a nada, dice que “es todo química”.

Él interpreta esta hostilidad como una nueva guerra, en la que su objetivo es proteger  del mundo moderno a las dos personas que más le importan: Brunettino su nieto y relevo; y a Hortensia, la mujer con la que ha conocido una parte del amor oculta para él, a pesar de haber tenido una activa vida sexual.

Estas dos obsesiones transforman totalmente a Bruno, y pasa de ser un macho viril, e intolerante a convertirse en un hombre sensible y cariñoso.No le gustan los médicos, no se fía de ellos. Como buena persona de pueblo conocedor de sus costumbres tiene sus remedios de toda la vida.

Cerrado y desconfiado como todo hombre de campo cuando va a la gran ciudad y no domina el entorno,de talante machista aunque a lo largo del libro va cambiando y viendo las cosas desde otro punto de vista.

Es realista, ya que sabe que le queda poco tiempo de vida y lo acepta y aprovecha cada minuto de su vida al máximo.

Citas

: “… El sombrero marrón y el curtido rostro componen un busto de arcilla, emergiendo de la camisa blanca sin corbata, al uso de los viejos de allá abajo, en las montañas del sur…”

: “Si, ya están llegando a la trampa. Las ciudades, para el viejo, han sido siempre un embudo caza hombres donde acechan al pobre los funcionarios, los policías, los terratenientes, los mercaderes y demás parásitos. La salida de la autopista, con su casilla de control para detenerse y entregar un papel, es justamente la boca de la trampa. “

: …Al viejo le da igual: se ha traído su manta de siempre, adelgazada ya por medio siglo de uso. Imposible abandonarla…”

: “Ya dormido la mujer inmóvil le sigue contemplando enternecida. Sonrisa de una niña descubriendo al hombre; mirada de madre ante el hijo en la cuna; emocionada serenidad de hembra colmada por su amante.


 José Luis Sampedro Sáez

Barcelona, 1 de febrero de 1917 escritor, humanista y economista español que aboga por una economía «más     humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos». En 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España por «su sobresaliente trayectoria literaria y por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo». En 2011 se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Sampedro

Un comentario el “LA SONRISA ETRUSCA

  1. doloresaldea dice:

    Una vez más Sampedro me atrapó con esta novela. Hace años ya lo hizo con ” La vieja sirena,” Impresionante su lucidez y compromiso.
    LOLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .