“A” DE ADULTERIO

El abogado Laurence Fife, conocido también por sus aventuras femeninas, aparece un día asesinado. En el juicio,  todo conduce a pensar que su joven esposa, Nikki, es la culpable. Tras ocho años de prisión, sale en libertad bajo palabra y encarga a la detective Kinsey Millhone descubrir quién mató realmente a su marido. Las huellas de aquel homicidio parecen haberse esfumado con el tiempo y, por si fuera poco, otro asesinato, cometido también hace ocho años, y un cadáver reciente, aún caliente, vienen a enredarlo todo.

             SUE  GRAFTON

Sue Taylor Grafton Louisville, (Kentucky) 24 de abril de 1940 escritora estadounidense.

Su obra más conocida es la serie de novelas de misterio cronológicas. Se conocen como “las novelas del alfabeto”. Las historias tienen lugar en la ciudad ficticia de Santa Teresa, que se basa en la primera ciudad de residencia de la autora, Santa Barbara,  Todas las novelas de la serie están escritas desde la perspectiva de una investigadora privada llamada Kinsey Millhone. Su primer libro de la serie es “A” de adulterio, escrita en 1982,

  1. A de adulterio (“A” Is for Alibi, 1983)
  2. B de bestias (“B” Is for Burglar, 1985)
  3. C de cadáver (“C” Is for Corpse, 1986)
  4. D de deuda ( “D” Is for Deadbeat, 1987)
  5. E de evidencia (“E” Is for Evidence, 1988)
  6. F de fugitivo (“F” Is for Fugitive, 1989)
  7. G de guardaespaldas (“G” Is for Gumshoe, 1990)
  8. H de homicidio (“H” Is for Homicide, 1991)
  9. I de inocente (“I” Is for Innocent, 1992)
  10. J de juicio (“J” Is for Judgment, 1993)
  11. K de Kinsey (“K” Is for Killer, 1994)
  12. L de ley (o fuera de ella) (“L” Is for Lawless, 1995)
  13. M de maldad (“M” Is for Malice, 1996)
  14. N de nudo (“N” Is for Noose, 1998)
  15. O de odio (“O” Is for Outlaw, 1999)
  16. P de peligro (“P” Is for Peril, 2001)
  17. Q de quién (“Q” Is for Quarry, 2002)
  18. R de rebelde (“R” Is for Ricochet, 2004)
  19. S de silencio (“S” Is for Silence, 2005)
  20. T de trampa (“T” Is for Trespass, 2007)
  21. U de ultimátum (“U” Is for Undertow, 2009)
  22. V de venganza (“V” is for Vengeance, 2011)

FRACTURAS

BIBLIOTECA DE ATECA                29/11/2012

                                   ÁNGEL GUINDA                                                                                               IMG_4147-3

Como comenzar este relato de la intensa vida del poeta aragonés Ángel Guinda, en su visita a la biblioteca de Ateca.

Personalmente fue un placer para mí volver a saludar y escuchar sus poemas, con un sentido muy profundo, con una entonación que te cautiva.

Ángel venía de dar el pésame por Marta, una antigua alumna muerta en trágicas circunstancias y comenzó recitando unos poemas en memoria de su alumna.

Con una sinceridad absoluta a la vez que nos recita sus poemas, nos va contando retazos de su vida, según qué poema cuenta pasajes de su infancia triste que está muy presente en su obra.

Piensa en la muerte que está viva; La muerte de su madre al nacer le marcó para siempre.

Detalles narrados como este son ejemplos: sus abuelos y su tía vivían en el piso de abajo, su padre le decía con 3 o 4 años que eran unas brujas, de hecho con  7 años y medio se las encontró en la calle Tarragona, lo llamaron y se hecho a correr y no paro hasta…

Le pregunté como le surgió el poema de la botella “Caja de lava”, estaba llena de mensajes y nos volvió a cautivar al recitarlo.

La respuesta fue de un profundo y marcado sesgo de su vida con el alcohol y las drogas, donde su vida era un poema triste y oscuro, poco a poco se iba hacia el fondo. Pero hizo pie y poquito a poquito fue flotando, se trasladó a vivir a Madrid y estuvo un año sin salir de casa, solo su trabajo.

Lola le preguntó como había llegado a la poesía, y respondió que su vida por entonces era muy solitaria, que leía muchos libros de poesía y hasta robaba libros para leerlos en casa, (que luego devolvía). Nos dijo que él  no había buscado la poesía, esta había entrado en su vida.

Ángel Guinda poeta resignado de vida y muerte, de creación y destrucción, poemas que cierran el corazón y abren el alma, sombrío, luminoso, vitalista al recitar sus poemas.  Con intensidad nos transmite su identidad y te deja con sentimientos profundos.

Es llano y directo, con un sentido del humor que no deja a nadie indiferente, una persona de incunables matices.

Ángel fue un placer volver a compartir esa tarde con usted.

                                                                Melquíades       06/12/2012

FRACTURAS

 

Sima profunda

cabeza al cuadro,

buscar el éxtasis

vivir en el paraíso.

sueños que abrazan sombras,

montruos en vacío danzan,

alcohol, insomnio, late hondo.

 

Fractura requiere moral

pintar, siempre oscuro,

sentimientos que huyen

viento alma, corta

jirones y más jirones,

imborrables secuelas.

 

Sablazos en tinieblas

oscuro pozo, opresión.

 

Fango pié oprimido

cuadros tenebrosos,

enigma profundo

más allá, más allá

iris veo en mi ser,

atisbo luz, desafío

en mi cabeza cuadrada.

                                       Melquíades  Sánchez

La idea de escribir un poema me surgió después del recital que dio el poeta Ángel Guinda con motivo  de la inauguración de la biblioteca de Valtorres, la verdad es que fui por compromiso, pero el resultado es que salí encantado por la forma de recitar sus poemas, por su espontaneidad, con su gran sentido del humor y llenaba los espacios con naturalidad.

Al leer el poema “La botella” del libro “Caja de lava” se me quedó un poco grabado, por la cantidad de mensajes que da una botella dentro y fuera, por sus contenidos, marcas, diseños, desfiguran los rostros, causa incendios…

Escribí un artículo sobre el acto de esta tarde y el poema  de “La botella” me lo copié en mis cuadernos del club de lectura de la biblioteca de Ateca, pero la idea del poema  me fue difícil. Lo dejé.

Contamos con su presencia en la biblioteca de Ateca el 29 de noviembre y volvimos a escuchar sus poemas y pasajes de su vida personal sin faltar sus anecdotas.

Le pregunte como le surgió el poema “La botella” y sobre el final del mismo ”también sirve para el reciclaje”. El significado se me escapaba, me contestó que en su vida hubo un tiempo sin control, y el reciclaje de la botella era su propia vida.

Este detalle me ayudó a escribir el poema. No fue fácil, cambio muchas veces el contenido, varias veces el título.

El título FRACTURAS:  Hay siempre un antes y un después, y quedan secuelas imborrables.

                                                                                                                    Melquíades