EN TIERRAS BAJAS

 

 

En el libro encontramos quince relatos, la mayoría muy cortos, son momentos y recuerdos de una niña  de algún pueblo de Rumanía  durante la dictadura de Ceaucescu. Escenas cotidianas en un mundo rural. La muerte, la iglesia, juegos infantiles, sexo, la escuela, el baile, los animales y huertos, van dibujando un paisaje y un entorno triste y opresivo lleno de olores, imágenes, sonidos…que la autora nos cuenta tal y como lo recuerda, olvidándose del leguaje coloquial y las pautas del lenguaje escrito, lo que nos hace percibir el contenido de forma casi telegráfica, sin adjetivos que suavicen esos duros recuerdos.

 

“El portón de la calle chirría. Entra papá. Ya está aquí. Hoy puede caminar recto. Papá no está borracho. Mi corazón palpita de alegría. Aguardo la noche. También hay miedo en la alegría. Mi corazón palpita de miedo en la alegría, de miedo de no poder seguir alegrándome, de miedo de que el miedo y la alegría sean la misma cosa”

 

“…no puedo pedir agua, porque está prohibido hablar durante las comidas. Cuando sea grande cocinaré flores de escarcha, hablaré durante las comidas y beberé agua con cada bocado”.

https://asgoped.files.wordpress.com/2013/11/herta-muller_en-tierras-bajas_pdf.pdf

 

Herta Müller (17 de agosto de 1953) Nació en  Banat, un lugar germanohablante de la región de Timisoara, en Rumanía. Su familia pertenece a una minoría alemana, los llamados Suabos del Danubio. Según cuenta la propia Herta Müller creció rodeada de silencio y de tabúes; sus padres quedaron muy deteriorados tras las experiencias vividas durante la guerra.

Estudió el bachillerato en Timisoara, a 30 kilómetros de su pueblo natal, tuvo que aprender rumano, lo que le hizo tomar conciencia de pertenecer a una minoría. Estudió filología germánica y rumana.

El tema principal de las obras de Herta Müller es la dictadura rumana y la destrucción del individuo en el régimen de Ceaucescu.

 

 

Fallo del primer certamen de poesía Sergio Algora del IES Zaurín de Ateca

El jueves 17 de marzo reunido el jurado compuesto por miembros del grupo de Biblioteca del IES Zaurín, de la biblioteca Julio Cejador de Ateca y del AMPA del centro ha decidido que los ganadores del I Certamen de poesía de Sergio Algora en sus tres categorías son los siguientes:

 

1ºCategoría:

 

1ºPremio: Alexandra Elena Voicu (1ºB)                                         

Primer accéssit: Sara Sabroso Sancho (1ºB)

Segundo accéssit: Roxana Silva (1ºPAB)

Mención especial: Karim Ettamini Abboubi (1ºB)

 

2ºCategoría:

1ºPremio: Eduardo Martín (FPII)

Accéssit: Xandra Tudor (FPII)

Mención especial: Esmeralda Martínez (3ºB)

 

3ºCategoría:

1ºPremio: Ex aequo

Carlos Javier Moreno

María Cristóbal

 

 

El jurado quiere destacar la calidad de las obras presentadas a esta primera edición, tanto es así que se ha decidido en algún caso aumentar el número de premiados en alguna de las categorías. Desde la organización agradecer el gran número de participantes, más de cuarenta en las tres categorías, y esperamos que el certamen se consolide en los cursos próximos.

 

Los poemas premiados junto con una selección de todos los presentados serán editados en un libro conmemorativo de esta primera edición a través de la editorial Libros del Imperdible.

 

Dar las gracias finalmente a la dirección del centro por las facilidades para el desarrollo del certamen y a los distintos colaboradores y medios de comunicación que se han hecho eco de la convocatoria.

 

La entrega de premios se realizará el próximo lunes 21 de marzo en la biblioteca Julio Cejador de Ateca a partir de las 11:30h coincidiendo con el Día de la Poesía y dentro de las actividades de la Semana Cultural del centro.

 

Ateca, 17 de marzo de 2016

 

EL INFORME DE BRODEK

Esta es la segunda obra que leemos en el club de lectura de este autor, habíamos leído “La nieta del señor Linh” y para todos fue un descubrimiento, así que repetimos autor, esta vez con “El informe Brodeck”.  Sin duda volvemos a descubrir personajes y situaciones que nos revelan la capacidad del hombre, para  ante atrocidades, luchar, dejarse morir, beber, confesar o como Brodeck aferrarse al amor hacia su esposa, lo único que da sentido a su existencia.

 

“Me llamo Brodeck y no tuve nada que ver. Necesito decirlo. Tiene que saberlo todo el mundo”

Este es el inicio de esta novela de Philippe Claudel “ El informe de Brodeck”

Comienza con una declaración de inocencia.

Tan solo hace un año desde el final de la guerra y la tranquilidad de un pequeño pueblo, se rompe con el asesinato del único extranjero de la localidad, Der Anderer (el otro, en alemán)  “ El pueblo donde acuden quienes han dejado atrás la noche y el vacío, no es un lugar para empezar de nuevo sino para acabar”

 

Todos los hombres se confiesan autores del crimen excepto Brodeck, es por eso, por que él no estaba ahí,  porque sabe escribir, que recibe el encargo de hacer un informe sobre los hechos “para que quienes lo lean puedan comprender y perdonar”

Poco a poco a través de los testimonios de sus vecinos, reconstruye todos los pasos del extranjero desde su llegada al pueblo, pero esto en Brodeck remueve sucesos de su pasado en el campo de concentración que querría olvidar (“Los que consiguen sobrevivir guardan un poco de suciedad en lo profundo de sí mismos, nunca podrán mirar a los demás sin ver en el fondo de sus ojos el deseo de acosar, torturar, matar”)

 

Pieza a pieza forma el rompecabezas que descubre la verdad y pone en peligro, a él y su familia.( “ Mucho más que el odio, lo que me había transformado en victima era el miedo que sentían otros. Me entregaron a mis verdugos, que a su vez se convirtieron en verdugos por miedo a otros, y que hicieron fructiferar la semilla que todos llevamos dentro” )

 

La novela nos dibuja la capacidad del hombre para vivir con su verdad íntima (“Una parte de mí sigue siendo el perro Brodeck, prefiero el polvo al mordisco”)

 

Philippe Claudel (Nancy, 2 de febrero de 1962) escritor francés.

Ha sido docente y guionista de cine y televisión.

Profesor en varios liceos,  de Antropología Cultural y Literatura en la Universidad de Nancy. Trabaja como guionista y director de cine, llevando a la pantalla algunas de sus obras.

Sus novelas,  de planteamientos poco frecuentes profundizan en los problemas humanos.  Descripciones  sencillas con tramas minimalistas, teniendo frecuentemente  el horror de la guerra como fondo. Ha obtenido varios premios y ha sido traducido a varios idiomas.

En el año 2003 obtuvo el premio Renaudot por Almas grises y en 2007 el Goncourt des Lycéens por El informe de Brodeck.

http://cultura.elpais.com/cultura/2008/08/25/actualidad/1219673700_1219677890.html

Melquiades componente del club de lectura nos deja esta reseña:

El informe de Brodeck

 

                                   Philippe Claudel

 

 

La lectura de esta novela es incómoda, también atea.

Hay pocos momentos agradables, detalla personajes de lo más siniestro del ser humano y brutalidad.

Brodeck por circunstancias está en el lugar equivocado. El alcalde del pueblo le exige redactar el informe de un asesinato donde han participado todos los hombres del pueblo, excepto el sacerdote Peiper, los ancianos y él.

Con las preguntas a uno y otro, reconstruye la llegada al pueblo de el Anderer (el otro) como algunos llamaban.

Va saliendo a flote el fondo más oscuro de todos ellos, y avivan los sucesos del pasado que estaba enterrado.

Mientras escribe el informe, se siente vigilado y amenazado. Brodeck también escribe un informe paralelo, relata su experiencia en el campo de concentración y exterminio; y su pérdida de fé.

 

El Anderer llegó al pueblo, a la fonda, pero en la novela queda en suspense el porqué de su aparición.

Hombre instruído, de semblante risueño, estrafalario, educado, con una cultura que abarca diversas materias y hasta con visiones…

Llegaba de otra frontera y empieza a relacionarse con todos los del pueblo. Se va enterando de sus costumbres que va escribiendo en un cuaderno negro.

Con las caricaturas y paisajes de sus pinceles, pone al descubiero sus miserias, cobardía, crueldad e indignidad. “La guerra destruye y destapa”

Pasado y presente se escriben con renglones torcidos. Todo había quedado en el olvido, desde la ocupación de los nazis.

 

Un sacerdote que había abandonado la fé, porque conoce bajo secreto de confesión las  fechorías y violencia de sus vecinos y tiene que darles la absolución.

Mediante la bebida trata de llevar su cruz…

 

El miedo hace que se desaten las pasiones más bajas y los instintos más crueles; hasta el arrebato homicida.

Brodeck le lleva el informe al alcalde y este comienza a leerlo, cuando lo acaba lo quema en la estufa, el alcalde le dice “ Esos papeles contenían lo que el pueblo quiere olvidar Brodeck”

 

Es una novela difícil, dura de leer, el protagonista consigue que admitan el miedo y su horrible cobardía.

Aborda puntos muy oscuros, residuos de la ocupación nazi tras un año del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Intenso, desgarrador testimonio de la maldad humana. El personaje que escribe el infore es de rasgos étnicos diferentes. Solo al final hay  un leve rayo de esperanza.

Me ha gustado su prosa, está muy bien escrito  y sus personajes están bien definidos.

Hay un equilibrio de realismo. La tragedia de este relato conmueve por el amor hacia su familia.

Después de pasar por un campo de exterminio, a su regreso su nombre está escrito en un monolito junto con el de otros fallecidos en la guerra.

Se encuentra con la desgracia de su familia y con su hija, hija de nadie y de todos. A veces de la barbarie nace belleza. Sus escasas fuerzas lo abandonan por completo.

 

La novela está llena de parábolas sobre la moral. Busca recodos y atajos para justificar lo más sombrío, la impunidad y el juego de la sanación.

 

Melquíades

Club de Lectura.

Ateca, marzo de 2016