OTROS VIENTOS. Poesía para llevar

 

OTROS VIENTOS

Como no tenía ciudad me inventé una situada en los fiordos y en la que nevaba siempre.
Se llamaba Gallake, la ciudad, y en verdad estaba poco habitada.

Y tenía como un deje de tristeza.
Habitaban en la perdida ciudad de Gallake, algunos cazadores de focas y una pareja de comerciantes con bastantes años.

No se movía una rama, en aquellos parajes lejanos,así que tuve que inventarme un viento.

Y lo llamé fljong, que resultó ser desapacible y huraño como los buenos vientos lejanos.

Poco más puedo contarles en este poema que es una especie de cuento y que necesita el paso del tiempo, el inexorable paso del tiempo.

David Giménez Alonso

(Poema propuesto por el IES Zaurin para Poesía para llevar)